martes, 9 de septiembre de 2014

MI PRIMO Y SU SMARTPHONE....


Tengo un primo algo peculiar, vive en el medio rural, todo el mundo conoce hoy día que las diferencias entre ese medio y el urbano, son casi nimias. Salvo en que se trata de un conjunto de población reducido.
Mi primo no lo sabe, el se resiste a asumir que los tiempos cambian y prefiere seguir viviendo en el mesozoico. Supongo que es un modo de autoafirmarse.
Hasta hace poco seguía usando su viejo tractor Land del año 40 heredado de su padre, aunque estuviera mas tiempo en el taller que funcionando. Cada innovación tecnológica,era una pesadilla auténtica para el.

El caso es que sus amigos, decidieron regalarle hace un tiempo un smartphone, a él,que había librado grandes contiendas con aquellos viejos móviles en los que tardaba en escribir un sms media hora...
Cuando vio aquello sin teclado, pantalla táctil, teléfono inteligente lo llamaban... (inteligente???).. Como podía ser inteligente un teléfono que no tenía ni teclado?...Que había que rasparlo con el dedo para despertarlo?
El caso es que poco a poco los cachondos de sus amigos, le fueron introduciendo en el arte del manejo de dicho artefacto; lo de poco a poco literalmente, por que tardo dos meses en aprender cuatro cosas básicas.

Eso sí, conforme mi primo se fué soltando su interés fue creciendo..a todas horas se le veía andando por las calles del pueblo ensimismado con su nuevo juguete.
Araba las tierras con su tractor sin apenas levantar la vista del artefacto, trazando unos surcos bastante alejados de lo que viene siendo la linea recta. 
Empezó a bajarse y usar aplicaciones como poseso, de dragones, de zombis, de muñecos saltarines con forma de huevo...
Y como no se introdujo en el mundo de la mensajería y las redes sociales...
Facebook, Instagram, Tuenti .. hasta linkedIn, aunque no supiera bien de que iba aquello.

En twitter hacia lo que muchos, narrar todo lo que hacia desde el minuto uno de la mañana... "sacando las cabras...y allí colgaba foto de las cabras, o sus famosos y retuiteados selfies junto a sus mejores y mas grandes calabazas y sandias...

Pero sin duda su mejor aliado fue wathsApp, además, coincidió con ese tiempo en que conoció en las fiestas del pueblo a una chica del otro lado del valle. Sus mensajes eran cortos pero emotivos.. y como se trataba de impresionar a la chica, buscaba sus mejores frases de amor, por la propia red...

Como aquella vez que ilusionado escribió: "Un día dejé caer una lágrima en el océano. El día que la encuentre dejaré de quererte..." Con tanta emoción la mandó, que sin querer la mandó al alcalde; aquel día supo que un mensaje de wathsApp una vez que se manda, es como una flecha.. ya no hay modo de pillarla para que vuelva...
Por aquel entonces estaba a punto de que le recalificaran unos terrenos, pero aquello, no solo no afectó a su recalificación; si no que desde aquel día cada vez que se cruzaba con el edil, éste le ponía ojitos...
En un mes había instalado mas de cincuenta aplicaciones, que en cuanto empezaron a actualizarse, crecieron como la espuma dejando su móvil poco menos que asfixiado...

Entonces desesperado aporreaba la pantalla y la apretaba pensando que así conseguiría que dejara de quedarse cazado, algunos días, solo para conseguir entrar, empleaba media hora...

Un día ese problema quedo totalmente solventado, con el smartphone en el fondo de la acequia....

Eso si, sus amigos que son muy pero muy cabrones, ya están pensando en regalarle para su cumpleaños un iphone....





          

No hay comentarios:

Publicar un comentario